Descubrir el árbol genealógico: ¿para qué sirve la prueba de ancestralidad?

Una muestra de saliva basta para descubrir la estela étnica. No necesitas salir de casa para enviar la prueba que en cuestión de semanas es analizada. Las plataformas genealógicas que ofrecen este servicio dividen la procedencia de los genes por zonas geográficas y países, y envían los resultados al correo electrónico.

Por Redacción Cromos

31 de diciembre de 2021

La prueba de ancestralidad de ADN se suma a las que detectan predisposición a enfermedades y lesiones en el futuro. Teniendo en cuenta la masa muscular, el peso, la frecuencia cardiaca y el metabolismo, en estas últimas, los datos están debidamente discriminados en fortalezas y debilidades.

La prueba de ancestralidad de ADN se suma a las que detectan predisposición a enfermedades y lesiones en el futuro. Teniendo en cuenta la masa muscular, el peso, la frecuencia cardiaca y el metabolismo, en estas últimas, los datos están debidamente discriminados en fortalezas y debilidades.

El origen étnico es explicado en porcentajes. Lo que hace unos años era difícil descifrar, hoy es posible a través de un test casero de ADN. No se necesitan grandes recursos ni mucho menos viajar a determinados países para conocer los rastros de nuestros antepasados. Basta un kit facilitado por los laboratorios para tener, en cuestión de semanas, los resultados. En resumen, ese kit sirve para depositar una muestra de saliva que debe guardarse en condiciones óptimas para hacer un largo trayecto a Irlanda, donde está una de las compañías que ofrece este servicio.

Catalina Arango* es una colombiana que vive en Australia hace 18 años. Educarse en un país conformado por habitantes de diversas latitudes (China, India, Indonesia, Inglaterra, Brasil) la llevó a preguntarse por sus antepasados. “Un par de amigos se habían hecho la prueba de ancestralidad y yo venía haciéndome muchas preguntas sobre mi historia familiar”, dice por teléfono desde Sídney. “Otra razón que me motivó a hacerme la prueba es que a los lugares a los que he ido de turismo las personas creen que soy local. Si voy a Tailandia, Portugal y Marruecos me tratan como si hubiera nacido en esos países”.

Sigue a Cromos en WhatsApp

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí

Te puede interesar: ¡Ojo! El exceso de positivismo puede llegar a ser tóxico

La única información que disponía de sus abuelos maternos es un registro civil en Buriticá (Antioquia) y otro en Zarzal (Valle del Cauca). Por el lado paterno pierde la estela, por eso siempre había descartado la probabilidad de encontrar un pariente español.

Para salir de dudas, recurrió a Ancestry.com. Pagó 99 dólares y siguió las indicaciones que vienen en el kit que recibió por correo certificado a su casa. Al guardar la muestra, dos sucesos vinieron a la cabeza de Catalina. Recordó el día en que viajó de Dubái a Lisboa y la vez que se despidió de Marruecos. “Sentí mucha familiaridad con los portugueses que iban en el avión, era muy raro, porque las mujeres se parecían mucho a mí. En otra ocasión, al salir del norte de África, me dieron unas ganas intensas de llorar, como si estuviera dejando una parte de mí en ese continente. Esa sensación solo la vivo cuando me voy de Colombia”.

Además de guardar en un tubo las células epiteliales extraídas de su boca, Catalina llenó un formulario en Internet con datos básicos. Antes de hacer las dos cosas (debe frotar el copito por un minuto), vio el video explicativo en el que personas de distintos continentes hacían lo mismo y, tras conocer el resultado, se llevaron varias sorpresas. ¿Por qué envió saliva y no sangre? La respuesta es sencilla, pero compleja: a diferencia del pelo, el semen, los dientes, y los huesos, la saliva es más fácil de preservar y, además, es la muestra estándar que analizan los laboratorios dedicados en estudiar material genético.

El profesor Sheldon Krimsky, autor de textos sobre genética y bioética, sostuvo en una entrevista que las pruebas caseras de ancestralidad “son confiables hasta cierto punto. En el caso de los exámenes de ancestros, lo mejor es pensarlos como una actividad recreativa. Probablemente será satisfactoria porque arrojará resultados que en general se esperan”. El genetista Mark Thomas coincide con él. En declaraciones a la BBC, manifestó que las compañías que ofrecen esta opción dan un informe muy general de etnicidad y no revelan quiénes son los ancestros. Según Thomas, la información está condicionada a la base de datos de las empresas que venden este servicio, situación que siempre será determinante en el resultado. Como cada una tiene su propia información, si Catalina se la hubiera hecho a través de otro portal, lo más seguro es que cambiaran los porcentajes étnicos.

Ancestry.com es una especie de red social que perfila los genes. Al ingresar, el usuario encuentra un catálogo de servicios, que van desde membresías para acceder a una base de datos con el objetivo de dibujar un árbol genealógico hasta dar con nombres de personas de distintas latitudes que probablemente están relacionadas. “Con más de 50 millones de árboles genealógicos y más de 12.000 millones de registros, Ancestry es la comunidad de historia familiar más grande del mundo. Nuestra comunidad te ayudará a hacer nuevos descubrimientos y a establecer conexiones para que puedas sacar a la luz partes de tu historia familiar que desconoces”, se lee en su descripción.

Catalina quedó con los pelos de punta al recibir el email (35% de indígenas americanos, 29% de España, 4% de Benín y Togo, 4% península de Yucatán, 3% del Norte de África, 2% Portugal…). Es larga la lista de su origen étnico, aprendérsela es imposible porque hay porcentajes pequeños regados por el continente africano, Rusia, País Vasco e Israel. Al preguntarle por la importancia de someterse a la prueba, Catalina responde: “saber los porcentajes me enseña a apreciar la vida de una manera particular. Soy la suma de cientos de personas. Cualquier persona puede darse cuenta de que todos estamos ligados a diferentes razas y territorios del planeta. Una prueba de esta naturaleza combate el racismo, porque nos permite reconocernos en el otro. Todos estamos conectados con culturas inimaginables”.

La prueba de ancestralidad de ADN se suma a las que detectan predisposición a enfermedades y lesiones en el futuro. Teniendo en cuenta la masa muscular, el peso, la frecuencia cardiaca y el metabolismo, en estas últimas, los datos están debidamente discriminados en fortalezas y debilidades. En líneas generales, los deportistas aficionados y regulares que aspiran a tener niveles de élite son el público que se interesa por este producto. Ancestry, My Heritage, TellmeGen y 24 Genetics son algunas de las empresas que le están sacando el jugo a la curiosidad por el pasado. En algunos casos, el cliente puede dar el consentimiento para dar con el paradero de parientes. Otorgarlo es útil, principalmente para los hijos e hijas adoptados interesados en explorar su rastro genético.

*Nombre cambiado por solicitud de la fuente.

Redacción Cromos

Por Redacción Cromos

“Somos la revista de mayor tradición y reconocimiento en Colombia. Entérate con nosotros de temas de estilo, moda, salud, belleza y sociedad.”RevistaCromos
Sigue a Cromos en WhatsApp
Este sitio usa cookies. En caso de seguir navegando se entenderá que usted ha otorgado una autorización mediante una manifestación inequívoca para su uso
Aceptar