¿Doctor, te comiste un pollito?

Estos chiquitines aprenden a escuchar los latidos del corazón y se encuentran con el «pio pio» de un pollito. La reacción de los pequeños es muy divertida, ellos saben que algo raro pasa y de verdad creen que el doctor se comió un pollito. La ingenuidad de los niños es hermosa, para ellos todo es posible. Su imaginación no tiene límites. 

El Espectador

04 de octubre de 2013

Video Thumbnail
Cromos en Google news
Este sitio usa cookies. En caso de seguir navegando se entenderá que usted ha otorgado una autorización mediante una manifestación inequívoca para su uso
Aceptar