Publicidad

05 de diciembre de 2022

Alimentación y salud mental: ¿Lo que consumimos afecta el cerebro?

¿Es esencial tener una dieta diversa y sostenible para proteger la salud mental? Hoy empezamos con esta pregunta, que resolveremos conversando con dos especialistas.

Por Redacción Cromos

Un experto nos cuenta cuáles son las señales de alerta para identificar que debemos cuidar nuestra salud mental.
Fotografía por: Getty Images

Partamos de la base que plantea Isabel Cristina Rojas Gallego, coordinadora del Semillero de Neurociencias CES: “Tener salud mental es gozar de bienestar en las esferas personales, emocionales y espirituales, que se refleja en nuestra relación con la sociedad y las diversas circunstancias de la vida”.

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí

Lee también a continuación: Estrés: causas, síntomas y consecuencias que se pueden presentar

Para Ángela Lombana Bravo, nutricionista de la Pontificia Universidad Javeriana, una dieta diversa es comer un poco de todo, siempre considerando unas características específicas: que sea completa, es decir, que tenga todos los grupos de alimentos, equilibrada (con las proporciones que corresponden), suficiente y adecuada para cada persona.

Ser selectivos en lo que comes y mantenerse activo, por medio del ejercicio, son claves para mantener una salud mental más sana.
Ser selectivos en lo que comes y mantenerse activo, por medio del ejercicio, son claves para mantener una salud mental más sana.
Fotografía por: Pexels

Salud mental: ¿Cómo influye la alimentación?

Y aunque ambas profesionales coinciden en que todo hábito saludable es compatible con una buena salud en general -no solo mental-, Rojas nos detalla el nivel de trascendencia que implica tener un plan de alimentación ideal: “Cuidar de sí es el eje para el sostenimiento de una buena salud mental, que se logra a través de ciertos niveles de neurotransmisores cerebrales, sustancias que circulan en el cerebro, pero que requieren ingresar por medio de la dieta. Si en esta no se ingieren los precursores proteicos, no se tiene la biodisponibilidad del neurotransmisor y se alteran las funciones cerebrales, comprometiendo la atención, la memoria, la creatividad, la lógica y, por supuesto, las demás funciones que nos permitimos como seres humanos”.

¿Hay alguna relación entre el Alzheimer y la alimentación?

“La respuesta está en la prevención: en si te alimentaste bien o en si hiciste ejercicio, porque mientras menos saludable sea tu estilo de vida (y, por ende, la alimentación), más riesgo tienes de que tu funcionalidad cerebral no sea la adecuada. A pesar de lo anterior, es muy difícil asegurar que lo uno lleva a lo otro, y no solo aplica en el caso del Alzheimer, sino que también aplica en otras enfermedades del sistema nervioso”, explica Lombana.

Por último, según las dos especialistas, los suplementos que buscan potenciar las funciones cerebrales únicamente son benéficos cuando hay deficiencias comprobadas y las personas no son capaces de consumir todo lo que sus cuerpos necesitan para reponer el déficit. No obstante, coinciden en que todos podemos, a través de una alimentación balanceada, obtener los nutrientes indispensables.

Puedes leer aquí: Salud mental: tres motivos por los que el deporte será tu aliado

Cromos en Google news
Este sitio usa cookies. En caso de seguir navegando se entenderá que usted ha otorgado una autorización mediante una manifestación inequívoca para su uso
Aceptar