Relación de pareja: descubre si te están haciendo ‘breadcrumbing’

Es un anglicismo para denominar una dinámica relacional pasivo-agresiva que implica darle al otro/a, “migajas” de afecto y atención. Si crees que estás pasando por esto, te invitamos a leer este artículo.

Por Redacción Cromos

27 de septiembre de 2022

El ‘breadcrumbing’ es un término que significa literalmente “echar migas de pan en una relación” y, en lo que a vínculos se refiere, como su atención y cariño y, jugando con la ambigüedad, haciéndote creer que la relación en algún punto tendrá estabilidad.

Puedes leer: ¡Toma nota! 5 consejos para que tu relación de pareja sea duradera

Sigue a Cromos en WhatsApp
Es una comportamiento donde el afecto se da poco y recibes lo que sobra de tu pareja.

Es una comportamiento donde el afecto se da poco y recibes lo que sobra de tu pareja.

Fotografía por: Pexels

Adriana Sofía Silva Silva, Psicóloga, subdirectora nacional campo Psicología y Familias en entrevista con la revista Cromos nos cuenta más de este tipo de relaciones.

¿Qué es el Breadcrumbing?

El breadcrumbing es un anglicismo para denominar una dinámica relacional pasivo-agresiva que implica darle al otro/a, “migajas” de afecto y atención, para mantener una supuesta relación, esto no permite que la persona se libere por completo, para seguir con su vida sentimental.

Es otra variante de manipulación emocional, se dan señales de afecto, sin la mínima intención de vinculación emocional real.

En psicología, podemos denominarlo como “refuerzo intermitente”, una pauta de relación caracterizada por el acercamiento y alejamiento, que resulta placentero en el reencuentro, pero que genera cierta sensación de frustración, culpa, desazón e inseguridad, cuando se vuelven a alejar de nuevo y las migajas de afecto desaparecen.

Puedes leer: ¿Tu novio se parece a tu papá? Esta puede ser la razón

¿Cómo nació este concepto?

El concepto viene del cuento de Hansel y Gretel, en el que iban dejando migajas de pan, pensado que después podrían encontrar el camino de regreso a casa, pero no contaron con que los pájaros terminan comiéndose las migajas, es decir, el dejar y dar migajas, no nos lleva por el camino para establecer relaciones sanas.

¿Cómo enfrentar esta nueva situación en pareja?

En realidad, no podemos catalogar que quien ejerce el breadcrumbing y quien lo recibe, tengan una relación, el riesgo de heridas emocionales está precisamente en que se hace ver a la otra persona que existe una relación, se juega con la ilusión de algún día construir una relación real, cuando en realidad no se tiene ninguna intención de establecerla.

¿Cómo poner límites y respeto en la relación?

En toda relación, la comunicación directa siempre es clave, en este tipo de dinámicas, si estamos hablando de una “relación” que lleva cierto tiempo, siempre será mejor preguntar directamente y tener claro que la respuesta de la persona, no genere un efecto de gaslighting, es decir, que no nos haga sentir culpables o dudar de lo que pensamos, por preguntar sobre la situación presente y futura de la relación, finalmente es un derecho que todos tenemos, no podemos seguir tras migas de pan toda la vida.

¿Qué hacer cuando la relación que tenemos no es seria?

Lo primero es determinar si lo que estamos buscando es una relación sana o un compromiso a corto, mediano o largo plazo, a veces la idea de amor romántico nos lleva a pensar que una relación seria es la que dura “para siempre” y eso es algo que no se puede garantizar.

Si se está claro en el tipo de relación que queremos, es fácil salir de relaciones en las que sabemos no vamos a encontrar lo que buscamos o por lo menos, podremos distinguir que no nos dejamos llevar por agendas ocultas o falsas expectativas, para no quedar atrapados en relaciones que al final nos lastiman.

¿Cómo salir de ese juego tan peligroso?

Ciertamente es un juego en el que alguien es lastimado emocionalmente, una forma de salir o romper con el refuerzo intermitente (circulo vicioso de ida y vuelta) es tener claro las señales del breadcrumbing:

  1. La persona se pierde por días o semanas y después aparece como si nada, retomando el trato afectuoso, generando una sensación de inseguridad constante.
  2. Si tienen cierto tiempo en la relación, evitarán hablar de planes futuros, se contestará “es posible”, “veamos”, “dejemos que pase el tiempo”, “puede ser”, nunca da una respuesta concreta.
  3. Hablar de la relación, se convierte casi que en un tema tabú y se evita responder a la pregunta “¿tú y yo qué somos?”
  4. Si bien es cierto, todos tenemos nuestros días, pero si la constante es pasar de tratar bien, a tratar con indiferencia sin ninguna explicación, genera una sensación de malestar emocional.

En términos generales, ninguna relación (a menos que así se desee por parte de ambos) que se presente con características de intermitencia y alto grado de sufrimiento emocional, puede ser considerada una relación, al final, algo es claro, todos tenemos derecho a construir relaciones sanas.

Te sugerimos leer: ¿Qué cosas no se deben perder en una relación de pareja?

Redacción Cromos

Por Redacción Cromos

“Somos la revista de mayor tradición y reconocimiento en Colombia. Entérate con nosotros de temas de estilo, moda, salud, belleza y sociedad.”RevistaCromos
Sigue a Cromos en WhatsApp
Este sitio usa cookies. En caso de seguir navegando se entenderá que usted ha otorgado una autorización mediante una manifestación inequívoca para su uso
Aceptar