Existe una parte del cuerpo que no es necesario lavarse: esto dicen los expertos

Aunque parezca increíble, para los expertos existe una parte del cuerpo que no es necesario limpiarse durante la ducha. ¿Cuál es y por qué?

Por Redacción Cromos

07 de julio de 2024

Uno de los temas más recientes y curiosos sobre la higiene humana radica en el argumento de que no es necesario lavar las piernas durante la ducha.

A primera vista, esto puede parecer un sacrilegio para los devotos de la limpieza, pero veamos qué dicen los expertos y qué fundamentos respaldan esta afirmación.

Sigue a Cromos en WhatsApp

¿Por qué no lavar las piernas durante la ducha?

El razonamiento detrás de no lavar las piernas con la misma frecuencia que otras partes del cuerpo radica en varios factores clave. En primer lugar, las piernas generalmente no acumulan la misma cantidad de sudor y suciedad que otras áreas como las axilas, la entrepierna o los pies. Estas partes del cuerpo tienen una mayor concentración de glándulas sudoríparas y son más propensas a la acumulación de bacterias y olores desagradables.

La gravedad trabaja a tu favor

Durante una ducha típica, el agua y el jabón que utilizamos para lavar la parte superior del cuerpo tienden a deslizarse hacia abajo, limpiando indirectamente las piernas. Este proceso de lavado por escorrentía es, según algunos dermatólogos, suficiente para mantener las piernas razonablemente limpias sin necesidad de frotarlas específicamente.

Beneficios de no lavar en exceso

Otra razón para no enfocarse demasiado en lavar las piernas es que el lavado excesivo puede llevar a la sequedad de la piel. La piel de las piernas puede ser particularmente susceptible a la pérdida de aceites naturales, especialmente si se usa agua caliente y jabones fuertes. Mantener estos aceites es crucial para evitar la irritación, el enrojecimiento y la descamación de la piel.

Contrario a lo que se podría creer, lavarse las piernas en exceso durante la ducha podría traer graves consecuencias para esta parte del cuerpo.

Contrario a lo que se podría creer, lavarse las piernas en exceso durante la ducha podría traer graves consecuencias para esta parte del cuerpo.

Fotografía por: Ana Dujmovic en Unsplash

La ciencia detrás de “no lavar las piernas”

Estudios dermatológicos sugieren que la piel humana es capaz de mantener un equilibrio natural de bacterias buenas y malas. Al lavar en exceso, podemos alterar este equilibrio, lo que podría llevar a problemas como eccema o dermatitis. Mantener una rutina de higiene moderada, que no implique la fricción constante en áreas de piel menos propensas a la acumulación de suciedad, puede ser beneficioso para la salud de la piel.

¿Cuándo sí lavar las piernas?

Por supuesto, hay excepciones. Si has estado realizando actividades que ensucian visiblemente las piernas, como practicar deportes al aire libre, caminar por terrenos polvorientos o trabajar en el jardín, entonces sí es necesario un lavado completo. Además, para aquellos que tienen condiciones médicas específicas, como la dermatitis atópica o la piel extremadamente seca, es recomendable seguir las indicaciones de un dermatólogo.

Te puede interesar: ¿Cómo bañarte en pareja en solo tres minutos? No es imposible

Aunque la idea de no lavar las piernas cada vez que nos duchamos puede parecer contraria a la intuición, tiene bases sólidas en la ciencia de la piel y la higiene. Permitir que el agua y el jabón hagan su trabajo de manera indirecta, mientras cuidamos de no despojar la piel de sus aceites naturales, puede ser una estrategia efectiva para mantener la salud y la hidratación de la piel de las piernas.

Así que, la próxima vez que te duches, considera dejar que la gravedad y la naturaleza hagan su parte, y dale un respiro a tus piernas.

Redacción Cromos

Por Redacción Cromos

“Somos la revista de mayor tradición y reconocimiento en Colombia. Entérate con nosotros de temas de estilo, moda, salud, belleza y sociedad.”RevistaCromos
Sigue a Cromos en WhatsApp
Este sitio usa cookies. En caso de seguir navegando se entenderá que usted ha otorgado una autorización mediante una manifestación inequívoca para su uso
Aceptar