Novena de aguinaldos día 3: guía para rezar la oración este 18 de diciembre 2023

Prepara la novena del tercer día con esta guía práctica para rezarla en familia. Estas son las oraciones que debes leer.

Por Redacción Cromos

17 de diciembre de 2023

El tercer día de la novena de este 2023 lega un día lunes, así que, si estas en un día laboral y no estas en vacaciones, es la oportunidad perfecta para sacar a tus compañeros de la rutina y hacer una pequeña celebración juntos.

Te interesará: Centro de mesas de Navidad: las mejores 5 ideas decembrinas para tu hogar

Sigue a Cromos en WhatsApp

¿Cómo se reza la novena de aguinaldos?

Para hacer variar la forma en la que se suele realizar una típica novena junto a tus compañeros de la oficina, pueden tener un código de vestimenta o usar accesorios característicos de la época, como gorros o bufandas de colores para atraer al espíritu navideño y celebrar de una forma innovadora junto a las personas con las que sueles trabajar.

Oración para todos los días

A continuación, te traemos la versión antigua de la novena, que muchos recuerdan con amor:

Benignísimo Dios de infinita caridad, que tanto amasteis a los hombres, que les disteis en vuestro hijo la mejor prenda de vuestro amor para que hecho hombre en las entrañas de una Virgen, naciese en un pesebre para nuestra salud y remedio.

Yo, en nombre de todos los mortales os doy infinitas gracias por tan soberano beneficio; y en retorno de él os ofrezco la pobreza, humildad y demás virtudes de vuestro hijo humanado, suplicándoos por sus divinos méritos, por las incomodidades con que nació, y por las tiernas lágrimas que derramó en el pesebre, que dispongáis nuestros corazones con humildad profunda, con amor encendido, con total desprecio de todo lo terreno, para que Jesús recién nacido tenga en ellos su cuna, y more eternamente. Amén.

Consideración día 3

Aquí un fragmento de la consideración del día, donde se habla de la encarnación del niño Jesús en el vientre de una virgen, de cómo es su alma y de la belleza incalculable del niño que borrará toda mancha del pecado:

Así había comenzado su vida encarnada el Niño. Consideremos el alma gloriosa y el santo cuerpo que había tomado, adorándolos profundamente. Admirando en el primer lugar el alma de ese divino Niño, consideremos en ella la plenitud de su gracia santificadora; la de su ciencia beatífica, por la cual desde el primer momento de su vida vio la divina esencia más claramente que todos los ángeles y leyó lo pasado lo porvenir con todos sus arcanos conocimientos.

No supo nunca por adquisición voluntaria nada que no supiese por infusión desde el primer momento de su ser; pero él adoptó todas las enfermedades de nuestra naturaleza a que dignamente podía someterse, aun cuando no fuesen necesarias para la grande obra que debía cumplir. Pidámosle que sus divinas facultades suplan la debilidad de las nuestras y les den nueva energía; que su memoria nos enseñe a recordar sus beneficios, su entendimiento a pensar en Él, su voluntad a no hacer sino lo que Él quiere y en servicio suyo.

Del alma del Niño Jesús pasemos ahora a su cuerpo. Que era un mundo de maravillas, una obra maestra de la mano de Dios. No era, como el nuestro, una traba para el alma: era por el contrario, un nuevo elemento de santidad. Quiso que fuese pequeño y débil como el de todos los niños, y sujeto a todas las incomodidades de la infancia, para asemejarse más a nosotros y participar de nuestras humillaciones.

El Espíritu Santo formó ese cuerpecillo divino con tal delicadeza y tal capacidad de sentir, que pudiese sufrir hasta el exceso para cumplir la grande obra de nuestra redención. La belleza de ese cuerpo del divino Niño fue superior a cuanto se ha imaginado jamás; la divina sangre que por sus venas empezó a circular desde el momento de la encarnación es la que lava todas las manchas del mundo culpable. Pidámosle que lave las nuestras en el sacramento de la penitencia, para que el día de su Navidad nos encuentre purificados, perdonados y dispuestos a recibirle con amor y provecho espiritual

Te gustará: Cómo elegir el árbol de navidad perfecto

Oraciones para rezar en novena de aguinaldos el tercer día

  • Oración a la Santísima Virgen
  • Oración a San José

¡Oh Santísimo José!, esposo de María y padre adoptivo de Jesús. Infinitas gracias doy a Dios porque te escogió para tan altos ministerios y te adornó con todos los dones proporcionados a tan excelente grandeza. Te ruego por el amor que le tuviste al divino Niño, me abraces en fervorosos deseos de verle y recibirle sacramentalmente mientras en su divina esencia le veo y le gozo en el cielo. Amén.

  • Oración al Niño Jesús
  • Gozos

Villancicos para la novena de aguinaldos

  • Tutaina.
  • Noche de paz.
  • Mi burrito sabanero.
  • Los peces en el río.
  • A Belén pastores.

Debes leer: Navidad: 5 consejos para no caer en excesos durante la cena de Navidad

Redacción Cromos

Por Redacción Cromos

“Somos la revista de mayor tradición y reconocimiento en Colombia. Entérate con nosotros de temas de estilo, moda, salud, belleza y sociedad.”RevistaCromos
Sigue a Cromos en WhatsApp
Este sitio usa cookies. En caso de seguir navegando se entenderá que usted ha otorgado una autorización mediante una manifestación inequívoca para su uso
Aceptar