Aida y su valiente lucha contra el cáncer de seno: “Pocos llegan hasta el final”

El cáncer de seno irrumpió en su vida, pero en medio del diagnóstico retador, Aida Rocío Alméciga halló la fuerza que le permitió recuperarse. Este es el relato de su aceptación y redescubrimiento luego de una mastectomía.

Por Redacción Cromos

11 de diciembre de 2023

El diagnóstico en plena pandemia resonó en su corazón como un eco que terminó convirtiéndose en un grito de impotencia. De repente, su presente se desdibujó y la corazonada de una noticia favorable se desplomó de golpe. El cáncer no era una palabra desconocida para Aida Rocío, pero cuando el médico fue sincero, percibió la dimensión real de esta enfermedad. “Cada 6 meses yo iba a los chequeos, un doctor me decía que las masas que tenía estaban en los límites normales. Resulta que pedí cambio de especialista, tuve una cita de control y este me advirtió: ‘no, no me gustan esas masas’. De inmediato me hizo la biopsia y a la semana entramos dos pacientes a su consultorio, y nos informó que teníamos cáncer”.

Te puede interesar leer: Linda Caicedo: de superar un cáncer a ganar el Golden Girl ¿Será Balón de Oro?

Sigue a Cromos en WhatsApp

Fue cuestión de días para que se sometiera a una cirugía compleja. Aida Rocío pensó que inicialmente iba a pasar por la quimio, no obstante, la gravedad de su enfermedad la agarró fuera de base, pues nadie está preparado para una recesión total de la mama. “Uno entra en estado de negación, el proceso para la cirugía fue rápido. El doctor me indicó que por la pandemia había que hacerla pronto. La recuperación duró un mes y posteriormente el oncólogo me ordenó diez quimioterapias”.

La pérdida de uno de sus senos impactó su feminidad. Pero su cicatriz se convirtió en el símbolo de su valentía y en una oportunidad para redescubrirse. Las quimioterapias se dividieron en sesiones de 2 y 4 horas vía intravenosa. Durante ese camino conoció a pacientes cuya vida apenas les alcanzó para ir a la primera sesión. “Es muy complejo encontrar a alguien que dure todo el tratamiento, la mayoría se queda en la mitad, y pocos llegan hasta el final para tocar la campanita”.

Video Thumbnail

Ver a niños enfrentándose al cáncer le dio valor para no retroceder. Esos pequeños que tuvo al lado la fortalecieron. “¿Si ellos no se rinden por qué me voy a rendir yo?”, se dijo en más de una ocasión, sobre todo cuando su ánimo se desvanecía. Al concluir las quimioterapias, se enfrentó a la dicotomía de la reconstrucción. “Decidí no hacerla porque considero que esta es una marca que me motiva a ayudar a otras personas, y además conocí el caso de pacientes que pasaron por la reconstrucción y lamentablemente el resultado no fue satisfactorio. El mastólogo que me ve me dice ‘sumercé es curiosa’, porque pues todo el mundo toma la decisión de hacerse la reconstrucción y usted no”, recuerda.

Lee también aquí: 4 famosas que superaron el cáncer y hoy son ejemplo de vida, estas son

Aida Rocío es una de las mujeres vinculadas a la ruta especial de atención de Compensar Salud, a través de la cual, recibe atención de un equipo multidisciplinario de profesionales encargados de que su tratamiento avance de la mejor manera. “Yo siempre he sido de Compensar, por eso tengo la atención preferencial, y en todo lo relacionado con el cáncer uno tiene como un plus más. Ahora también, en mi rutina de las mañanas tengo actividades con Compensar, como cursos virtuales, clases de yoga, todo esto gracias al programa de ellos que se llama ‘Mujeres Poderosas’. Entonces todas estas actividades me ayudan”, comenta.

Esta caleruna, apasionada por el arte, se reconoce como una sobreviviente que puede motivar a otras mujeres que están atravesando un reto similar: “Uno en el primer día se siente diferente, da impresión, pero van pasando los días y aprendes a asimilar los cambios, empiezas a ser consciente de la mejoría, la patología ya no hace parte de ti, te la quitaron, no te va a volver a atacar”.

El testimonio de Aida Rocío es un ejemplo de resiliencia y voluntad de hierro. Su victoria contra el cáncer ahora es un eco positivo que indica que cualquiera, si se lo propone, es capaz de enfrentar al diagnóstico más preocupante. Su relato es un llamado a vivir con gratitud, a amarse sin dudas y a abrazar cada segundo del presente valorando el pasado.

El cáncer no la define; su gallardía, amor y esperanza sí.

Redacción Cromos

Por Redacción Cromos

“Somos la revista de mayor tradición y reconocimiento en Colombia. Entérate con nosotros de temas de estilo, moda, salud, belleza y sociedad.”RevistaCromos
Sigue a Cromos en WhatsApp
Este sitio usa cookies. En caso de seguir navegando se entenderá que usted ha otorgado una autorización mediante una manifestación inequívoca para su uso
Aceptar